Sacerdocio SVD en el Año de la Vida Consagrada

Reflexiones Teológicas y Orientaciones Prácticas

Stephen Bevans SVD (USC)

Dos imágenes muy diferentes podrían ser útiles al leer esta reflexión sobre cómo podemos entender y practicar el ser sacerdotes en nuestra congregación religiosa misionera, la Congregación del Verbo Divino en la actualidad. La primera es la imagen de un malabarista. La segunda es la imagen de una olla de sopa a fuego lento.

Por un lado, tartar de ser un sacerdote misionero religioso en nuestra Congregacion en particular, con sus carismas y tradiciones particulares, requiere la habilidad de un malabarista que tiene que mantener al menos cuatro bolas en el aire. Somos, quizás ante todo, los misioneros, los socios de la propia misión del Dios Uno y Trino, llamados a dar testimonio y predicar la Palabra a través de nuestro compromiso con la oración, la justicia, el diálogo, la inculturación y la reconciliación.[1]Somos miembros de una comunidad fraterna de vida consagrada, que profesan los votos de castidad consagrada, pobreza evangélica y obediencia apostólica.[2] Vivimos nuestra vida consagrada como SVD, dedicada a nuestros compañeros de diálogo, que son los buscadores de fe, las mujeres y hombres marginados, las muchas y diversas culturas y las diferentes creencias, y que comparten las cuatro "dimensiones características" del apostolado bíblico, la animación misionera, el compromiso con la justicia y el interés por la buena comunicación.[3] Y algunos de nosotros somos sacerdotes ordenados para presidir las celebraciones de los sacramentos de la Iglesia, para predicar la Palabra de Dios, y para gobernar al pueblo de Dios en un espíritu de corresponsabilidad, como sacramentos de Cristo, Cabeza de la Iglesia.[4]

Por otra parte, si bien estos cuatro aspectos de nuestra vocación necesitan ser reconocidos como distintos, nunca pueden separarse. La imagen del malabarista tiene que dar paso a la imagen de una olla de sopa hirviendo, en la que los diversos ingredientes se mezclan entre sí para producir un delicioso aroma y un exquisito sabor recién preparado, por supuesto, de acuerdo con las diferentes cocinas locales, etc. de sensibilidad cultural y únicas. Nuestro compromiso apostólico SVD de diálogo profético con las personas que buscan la fe, que están marginadas, que vienen de diversas culturas y de diversas creencias (o de ninguna) y nuestras dimensiones características, dan a nuestro compromiso misionero un estilo particular SVD. Explican, por ejemplo, por qué vivimos intencionadamente en comunidades internacionales, y así somos testigos de una manera particular de la riqueza intercultural del futuro del pueblo de Dios. La Misión integral de Dios, expresada en diversos elementos, sirve para forzar las (a veces) cómodas costumbres y tradiciones SVD, al igual que las tradiciones más amplias de la vida religiosa y consagrada. La ecojusticia, la atención a la belleza en nuestras celebraciones litúrgicas, el ministerio entre las personas marginadas y el diálogo ecuménico podrían dar forma a nuestra espiritualidad y actividad misionera SVD de maneras nuevas y tal vez incómodas. Nuestra dedicación presbiteral a menudo tensiona nuestra vida en comunidad y puede moderar algunas de nuestras inclinaciones proféticas a criticar y cuestionar las estructuras de la Iglesia y sus vacilaciones a la hora de incluir una participación más laica y femenina en la toma de decisiones. Vivir en comunidades que incluyen Hermanos laicos, puede impugnar y suavizar algunas de las prácticas clericales, como la vestimenta clerical o concelebrar siempre en la Misa. El resultado que se consigue, siempre según el contexto, es una manera única de ser sacerdote verbita.

En las páginas que siguen me gustaría "desenvolver" estas dos imágenes, la del malabarista y la de la olla de sopa, y de esta manera ofrecer una comprensión de lo que significa ser sacerdote misionero SVD hoy, especialmente a la luz de la celebración de este año la vida consagrada. Una primera sección reflejará con detalle las cuatro "bolas" que el malabarista está tratando de mantener en el aire, un entendimiento de la misión, la comprensión de la vida consagrada, la comprensión de nuestra identidad SVD, y una comprensión del sacerdocio. Luego, en una segunda parte voy a reflexionar sobre la identidad particular que surge cuando estos cuatro elementos interactúan entre sí para formar la identidad particular de un sacerdote verbita. Lo que espero es que estas reflexiones puedan ser el comienzo de la reflexiones entre nosotros en nuestras situaciones misioneras y contextuales en particular. Sólo juntando los cuatro elementos de nuestra vocación verbita en contextos particulares podremos entender el sacerdocio SVD hoy. No hay una sola manera de ser un sacerdote verbita. El sacerdocio SVD siempre dependerá del contexto.

Mantener las pelotas en el aire: Misión, Vida Consagrada, carisma y sacerdocio

Comenzamos con lo que tenemos en común con el resto de la Iglesia, nuestra participación en la misión de Dios. Después veremos lo que tenemos en común con otros hombres y mujeres que se consagran a una forma particular de vivir la misión, y luego nos centraremos en cómo nosotros, como miembros de la SVD vivimos nuestra vida consagrada según nuestro propio carisma SVD. Por último, reflexionaremos sobre el ministerio y la vida a la que hemos sido llamados algunos de los verbitas: El ministerio ordenado.

El orden de tratamiento aquí es importante. Primero de todo, somos cristianos que hemos sido llamados a vivir nuestra vocación de "discipulado misionero"[5] como consagrados en la Sociedad del Verbo Divino. Vivimos esa vocación como ministros ordenados. Nuestra misión y vocación consagrada como SVD dan forma a la manera en que servimos como sacerdotes.

Misión

Como dice el refrán, la Iglesia no tiene una mision, más bien, la misión de Dios tiene una Iglesia. La misión comienza en el primer momento de la creación, con el Espíritu de Dios que trabaja con y dentro de los procesos de la evolución cuando se forman los gases, se juntan las moléculas, surgen las galaxias y, en algunas de ellas, incluyendo el planeta tierra, surge la vida y evoluciona la conciencia humana. Israel reconoció la presenccia creativa, liberadora y vivificante de Dios como Espíritu y Palabra, y en la plenitud de los tiempos la Palabra se hizo carne fortalecida por el Espíritu en la vida, ministerio, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret. Los que seguían a Jesús fueron a su vez dotados por su Espíritu y, a medida que participaban en su misión, se convirtieron en la Iglesia. La Iglesia es "misionera por su misma naturaleza." Es una "comunidad de discípulos misioneros".[6]

La misión de la Iglesia es cooperar con Dios en la continuación de la obra de la creación. Trabaja con Dios testimoniando la vida, la alegría, y la curación que los cooperadores de Dios pueden ofrecer, y trabaja con el Espíritu de Dios al ayudar a la gente a entender la profundidad del amor de Dios, contando la historia de ese amor encarnado en Jesús el Cristo. En las últimas décadas desde el Concilio Vaticano II se da cuenta de las necesidades que hay que hacer en el contexto de experiencias y culturas de las personas, por lo que se compromete con el proceso de inculturación. La Iglesia celebra el amor en su liturgia, la belleza de lo que puede atraer y fascinar; abre su corazón a la alegría y el dolor del mundo en su oración. Trabaja con Dios para lograr la justicia, la paz, la reconciliación y la sanación de todos los pueblos, y para la misma creación herida. Se mantiene en diálogo con aquellos que creen de manera diferente, ya sean los de otras convicciones cristianas, los de otras religiones o los que no tienen fe en absoluto. La Iglesia es el gran testigo de la misericordia de Dios, con sus puertas siempre abiertas. Participa, en palabras del Papa Francisco, en la revolución de la ternura.[7] Es una Iglesia que es "pobre y para los pobres".[8]

La misión de la Iglesia, por participar en la misión de Dios, se lleva a cabo en cada parte de la creación de Dios. La misión es "de todas partes a todas partes".[9] La misión de la Iglesia es ad intra, ya que debe ser constantemente evangelizada,[10] y ad extra, ya que vive su identidad como signo e instrumento del sacramento de la salvación del mundo.[11] Participa en la misión de Dios en su labor pastoral ordinaria, especialmente al dotar a "santos" para el testimonio del Evangelio en su vida ordinaria y en los varios ministerios de servicio dentro de la Iglesia y el mundo. Participa también en la misión de Dios, ya que se extiende a varios pueblos que aún no creen o ya no creen en Jesús como el Cristo en la misión ad / inter gentes o, en lo que ha venido a llamarse, la nueva evangelización.[12] En el documento del Vaticano II sobre la actividad misionera, el diálogo ecuménico fue catalogado como esencial para la misión de la Iglesia, pero ese énfasis se ha perdido un poco durante los años siguientes. Si bien se podría incluir entre los seis elementos de la misión señalados en el párrafo anterior, estoy cada vez más convencido de que el trabajo por la unidad de la Iglesia es un área de misión que necesita especial atención en el mundo de hoy.

Vida consagrada

Todos los cristianos están llamados a participar en este movimiento de Dios en la historia y en toda la creación. Algunos cristianos, sin embargo, están llamados a participar en la misión de Dios en la Iglesia de una manera particular, para hacer visible en la forma más clara posible lo que significa ser partícipes de la vida misionera de Dios.[13] Estos hombres y mujeres son los que viven particularmente consagrados a esta vida, basando sus vidas en la vida y el ministerio de Jesús. Como el Papa Francisco escribió en su mensaje para el Año de la Vida Consagrada, "la vida evangélica radical no es sólo para los religiosos, se exige de todos. Pero los religiosos siguen al Señor de una manera especial, de manera profética. Esta es la prioridad que se necesita ahora mismo:..“Ser profetas que son testigos de cómo Jesús vivió en esta tierra”.[14]

Aunque hay diferentes maneras de explicar lo que implica la profecía en la vida consagrada, mi propio entendimiento se basa en el compromiso a las personas consagradas "a una vida en comunidad”. El regalo más grande de las personas consagradas a la Iglesia y al mundo, su ministerio, según yo lo entiendo, es el testimonio que dan por la vitalidad, el apoyo mutuo, el estímulo, el desafío, la alegría y la santidad de su vida juntos. La vida comunitaria es más que simplemente hacer las cosas juntos, comer juntos, rezar juntos, compartir el mismo horario todos los días, o hacer el mismo tipo de trabajo. Es más bien un compromiso con el otro, para mostrar a la Iglesia y al mundo lo que el futuro de Dios tiene reservado. Esto es a la vez un testimonio contracultural y una realización profética de la esperanza humana. Esto es particularmente cierto entre las comunidades que, cada vez más, están compuestas de varias culturas.

Creo que es en el contexto de la comunidad donde la vivencia de los votos puede ser mejor entendida, los tres tradicionales de castidad, pobreza y obediencia, u otros votos como la estabilidad o la conversión de la moral. Sin la intimidad de la comunidad, de un buen círculo de amigos, de un cálido compañerismo o fraternidad, la castidad real es imposible. Si la intimidad en la comunidad es deficiente, un religioso o una religiosa la encontrarán fuera de la comunidad, o su vida afectiva y relacional se marchitará. Esto, por supuesto, no excluye una estrecha amistad con personas de ambos sexos fuera de la comunidad, pero los pone en perspectiva. El voto de pobreza se explica mucho mejor por el compromiso de una comunidad de bienes, por el cual, todo lo que un miembro de la comunidad gana se ofrece a la comunidad para su sustento y bienestar, y donde todos se benefician, si no con total igualdad, sí con una cierta equidad según las necesidades individuales o las necesidades de sus ministerios. Es un compromiso, no con la indigencia, que siempre deshumaniza, sino con una simplicidad de vida que celebra lo que es esencial en la convivencia. La obediencia se convierte en someter el desarrollo de objetivos particulares de cada uno a los trabajos de la comunidad y sus ministerios propios. Como la obediencia tiene sus raíces en la escucha profunda (del latín ob + audire), se require discernimiento tanto por parte de los miembros individuales como del líder de la congregación.

Un tercer componente de la naturaleza profética de la vida consagrada consiste en los diversos carismas de las congregaciones particulares. Cada congregación tiene un carisma particular o un conjunto de carismas que alimenta el entusiasmo de sus miembros, y ofrece un don especial para la Iglesia y para el mundo. Estos carismas particulares son poderosas formas con las que una congregación contribuye a la misión de la Iglesia, y encarna una manera particular lo que Dios está haciendo en el mundo y en la historia. Los franciscanos/as tienen un carisma especial para la ecología y la eco-justicia, ya que su fundador, Francisco, es el patrono de la ecología. Los jesuitas han sido históricamente líderes en el campo de la educación y la erudición, pero en la década de los 70 se comprometieron de manera especial para trabajar por la justicia en el mundo. Redentoristas y Pasionistas son expertos en predicar misiones en las parroquias, durante varios días los feligreses están llamados a renovar su fe. Los de Maryknoll son un grupo estadounidense dedicado específicamente a la misión en el extranjero. Nosotros, los SVD (como explicaré de forma más extensa en la siguiente sección) estamos dedicados a la misión en todos los sentidos, y al testimonio por nuestros esfuerzos para formar comunidades interculturales. Los Misioneros de San Carlos, Scalabrinianos, siguiendo a su fundador, se dedican a trabajar con los migrantes y los refugiados del mundo.

Un último aspecto de la vida profética de los consagrados tiene que ver con una cierta "anti-institucionalidad," por decirlo de esta manera. Una famosa línea de la escritura del monje primitivo Juan Casiano señala que el buen monje está obligado por todos los medios a "huir de las mujeres y de los obispos", y señala, junto con una dedicatoria a la castidad, una especie de reticencia por parte de los consagrados a participar estrechamente en el gobierno oficial de la Iglesia.[15] Los consagrados están más bien en la "vanguardia" de las cosas en la Iglesia, siendo a menudo críticos de los privilegios clericales o de las interpretaciones estrictas de la ley (por ejemplo, que los Hermanos en una congregación de sacerdotes y Hermanos no puedan ocupar el cargo de superior mayor). A menudo están bajo sospecha por parte de los líderes de la Iglesia, algo evidenciado recientemente en mi propio país, los Estados Unidos, con la investigación a las religiosas. Dado que las mujeres consagradas son mujeres técnicamente laicas y muchas comunidades de hombres están formadas por laicos y ordenados, hay un cierto carácter laico en la vida consagrada, lo que sugiere que los clérigos no deben tomarse a sí mismos tan en serio.

Identidad SVD

Nosotros los verbitas somos una congregación de vida consagrada, oficialmente reconocida por la Iglesia como "religiosos" que profesan votos simples. Tom Aschemann, ex Secretario General de Misiones SVD y actual Provincial de la Provincia de Chicago en EE.UU. (USC), una vez comentó que lo importante de la identidad SVD no es que somos únicos, o que somos diferentes de cualquier otra congregación religiosa. De hecho, tal singularidad es poco menos que imposible, ya que compartimos muchos valores y prácticas con muchas otras congregaciones religiosas, y, de hecho, con muchos otros cristianos. Más bien, dijo Tom, la identidad SVD emerge de que somos fieles a una serie de valores y prácticas que hemos abrazado a lo largo de los años. Posiblemente tal fidelidad, nos hace, en efecto, únicos, particularmente en lo referido a la constelación particular de estas prácticas, pero ese no es el punto. El punto es que entendemos estos valores y prácticas como algo importante para nosotros como miembros de la Sociedad del Verbo Divino y, al tratar de hacerlos concretos, somos formados por ellos.

Como he mencionado anteriormente, nuestros líderes SVD han hecho hincapié, desde el Capítulo General de 2000, sobre nuestra participación en el "diálogo profético" con cuatro tipos distintos de interlocutores: los que no tienen ninguna comunidad de fe y / o son buscadores de fe, los que son pobres y marginados, los de culturas diferentes, y los de diferentes religiones e ideologías seculares. Junto con esto está la forma en que nos involucramos en ese diálogo profético con las cuatro "dimensiones características" del apostolado bíblico, la animación misionera, el compromiso con los temas de JPIC y la participación en los medios de comunicación.[16] Aunque no todos los SVD se dedican de manera formal a cada interlocutor y cada dimensión característica, cada uno de nosotros "debemos llevar las marcas de identidad de la Biblia, la animación, lo profético y la comunicación de la Palabra", y cada uno de nosotros se forma mediante el compartir juntos la Palabra, animándonos unos a otros, siendo justos, en paz unos con otros, y comunicándonos con otros en "amor fraternal".[17]

Roger Schroeder y yo hemos tratado de profundizar en la idea y la comprensión de "diálogo profético", como la forma en que la Iglesia, y en particular, la SVD, se dedica a la misión. Hemos escrito sobre la necesidad de participar en un auténtico encuentro intercultural en nuestras comunidades y en nuestra proyección misionera, como insistió también nuestro capítulo de 2012.[18] En tal actitud de diálogo (en realidad una espiritualidad) estamos constantemente tratando de practicar la escucha profunda, el respeto del otro, la apertura a aprender de otras personas, culturas y contextos, tratando de entender antes que hablar. Nuestro Generalato actual ha hecho suyo el cambio significativo en el pensamiento de la misionología, de la comprensión de la misión como "ad gentes" a la práctica de la misión "inter gentes". Sin embargo, estamos llamados a ser proféticos, como agentes de esperanza en situaciones difíciles y aparentemente sin esperanza, en el esfuerzo por predicar el mensaje del evangelio en términos claros e inculturados, y en las acciones y palabras de oposición a cualquier tipo de opresión e injusticia. Heinz Kulüke y el Equipo de Liderazgo actual hablan de "poner en primer lugar a los últimos."[19]

Otras características importantes de nuestra identidad SVD podrían enumerarse así: Nuestra espiritualidad centrada en la Trinidad y el Espíritu Santo; nuestra rica "Tradición Anthropos" encarnada en eruditos como Wilhelm Schmidt y Louis J. Luzbetak y en lugares como el Instituto de Melanesia en PNG o Ishvani Kendra en la India; nuestra práctica de vida en comunidades intencionadamente internacionales e interculturales; nuestra espiritualidad de “éxodo” total hacia los contextos en los que trabajamos, como como está expresado en el Capítulo General de 1988; nuestra decisión de continuar ampliando nuestro alcance misionero en lugares de frontera como Mozambique o Sudán del Sur. Una vez más, no somos totalmente únicos en estas características o compromisos, pero nuestra identidad nos llama a ser fieles a ellos.

Ministerio Ordenado

Algunos SVD han sido ordenados ministros. Muy pocos son diáconos "permanentes". Algunos son obispos, pero canónicamente los obispos no son ya miembros de las congregaciones de vida consagrada. La mayoría de nosotros hemos sido ordenados sacerdotes, o con el término preferido del Concilio Vaticano II, somos presbíteros.

Ese término "presbítero" es significativo, porque con él, el Concilio tuvo la intención de ampliar el concepto de ministerio ordenado que había prevalecido desde la Edad Media y que fue canonizado en Trento. Ese concepto era que la esencia del sacerdocio era poseer el poder de consagrar las especies eucarísticas y perdonar los pecados. Si bien el Concilio de ninguna manera niega esta comprensión del sacerdocio, basó su comprensión no en los poderes de culto recibidos en la ordenación, sino en la ordenación que conforma al ordenado a Cristo como sacerdote, profeta y líder de servicio, Cabeza de la Iglesia.[20] El Sacerdocio, por lo tanto, es ante todo un servicio, más que un estado de vida. Esto viene testimoniado en el título del Decreto del Concilio "Ministerio y vida de los presbíteros". De hecho, como el Papa Francisco ha señalado, la conformidad de los ordenados a Cristo, la Cabeza, "no implica una exaltación que los ponga por encima de los demás. En la Iglesia, las funciones ‘no favorecen la superioridad de algunos frente a los otros.'"[21]

Las teologías contemporáneas del sacerdocio hablan de la ordenación como de comisionar al ordenado para tareas particulares, por un lado, y de que confiere una identidad particular por el otro. En cuanto a las tareas que se le encargan a un sacerdote, todas son tareas de liderazgo, ayudando a toda la Iglesia, como el Papa Juan Pablo II expresó con elocuencia: “Cumplir con su sacerdocio básico”.[22] El Sacerdocio, en otras palabras, es un ministerio para el ministerio.[23] Nunca se trata de estar por encima del resto de la Iglesia, sino de estar con el resto de la Iglesia como su siervo líder. Este triple ministerio de liderazgo en la Iglesia se centra en el liderazgo sacramental, el liderazgo en el anuncio y en la articulación de la fe cristiana, y el liderazgo en la coordinación de los muchos ministerios de la Iglesia. El sacerdote preside la celebración de los sacramentos de la Iglesia, sirve como el predicador fundamental del evangelio, sobre todo en el momento de la homilía en la Eucaristía, y como el que discierne, forma, desarrolla y salvaguarda los distintos ministerios en los que participan los cristianos.

El Papa Juan Pablo II habló de la identidad particular conferida al sacerdote por la ordenación como la Conformidad con Cristo, Cabeza y Esposo de la Iglesia.[24] La Conformidad a la autoridad de Cristo, como señalamos anteriormente, es la conformidad del sacerdote a un liderazgo de servicio de Cristo; la conformidad a la relación esponsal de Cristo con la Iglesia apunta a que (en Palabras del Papa Francisco) los sacerdotes son "pastores, no funcionarios,"[25] es decir, el sacerdocio no es tanto un trabajo, sino una relación que hay que vivir en amistad y amor con el pueblo de Dios.

Estas son las cuatro "bolas" que tenemos que mantener en el aire si queremos llegar a un entendimiento y práctica del sacerdocio SVD. Pasamos ahora a la segunda imagen mientras tratamos de interrelacionar estos cuatro aspectos de nuestra vocación a la otra: Una olla de sopa hirviendo.

Mantener la sopa hirviendo a fuego lento: La Identidad del sacerdocio SVD.

Los ingredientes de una sopa que se mezclan y se funden unos con otros, se convierten, como la sopa hirviendo, en más de lo que cada uno es por sí mismo. Lo mismo ocurre con los cuatro elementos o aspectos de nuestra vocación como sacerdotes SVD. En esta sección voy a sugerir varias maneras en que podemos comprender esta identidad, pero tal vez lo más importante, es que quiero ofrecer una especie de método para una reflexión más profunda en esta área también. A medida que estos ingredientes a fuego lento se funden posiblemente puedan surgir más y más formas en que nosotros los verbitas podamos entender el sacerdocio SVD al reflexionar juntos y trabajar para correlacionar estos cuatro aspectos de nuestra vocación con los otros.

Sacerdotes Misioneros

Un primer punto de identidad es que nosotros los verbitas somos sacerdotes misioneros. Ciertamente, como señala el Concilio Vaticano II en su decreto sobre la actividad misionera, hay un carácter misionero particular en todos los ejercicios del ministerio ordenado.[26] Sin embargo, como sacerdotes que están especialmente dedicados a liderar a los cristianos en su participación en la misión de la Iglesia, los sacerdotes SVD se centran en este ejercicio particular del oficio presbiteral.

En lo que se refiere al compromiso de nuestro cuádruple diálogo profético, podríamos pensar en los sacerdotes SVD como particularmente dedicados al diálogo (y a formar a otros para que lo hagan) con los que buscan la fe, con los pobres, los miembros de diferentes culturas, y los seguidores de otras religiones o Iglesias cristianas. Esto puede significar la participación en la formación de los cristianos (hombres y mujeres) en lugares como el Centro Mater Dei en Sudáfrica, para entender su fe más profundamente y poder compartir más fácilmente con los demás.[27] Puede significar estar comprometidos en la organización y desarrollo de los centros y organizaciones que trabajan con los pobres y en el apoyo a la promoción de la paz y la justicia. Puede significar la planificacion de liturgias parroquiales que celebren la sensibilidad intercultural, o estar comprometidos en el desarrollo de este tipo de comunidades interculturales entre las mujeres y los hombres con los que trabajamos. Puede significar la participación en grupos de diálogo interreligioso y ecuménico, y el desarrollo de grupos en nuestras parroquias, casas de retiro, o residencias que se dediquen a este tipo de diálogo.

Nuestras parroquias deben ser "parroquias misioneras." Como sacerdotes debemos ser hombres que desarrollen dichas parroquias, con un fuerte alcance a las personas que buscan la fe, que son víctimas de la injusticia, que pertenecen, tal vez, a los grupos de inmigrantes nuevos en nuestras parroquias, que trabajan con los cristianos de otras Iglesias y los miembros de otras tradiciones religiosas. Las Liturgias en esas parroquias deben ser celebraciones centradas en el alcance misionero al que toda celebración litúrgica debe orientarse. La Oración de los fieles debe centrarse en el trabajo de la Iglesia en todo el mundo y en la actualidad mundial. El patrimonio cultural de todos los grupos de la parroquia debe acentuarse y celebrarse. Como sacerdotes misioneros verbitas nuestra tarea es desarrollar estas características y formar también a nuestros feligreses en esta conciencia misionera.

Nuestros dimensiones características son dimensiones que pueden tener un carácter particularmente presbiteral. Nosotros podemos ser responsables de la dirección cuando compartimos la Biblia y los grupos de estudio bíblico en nuestros diversos apostolados-parroquias, centros de retiro, centros de estudio. Podemos ser especialmente responsables de hacer homilías que estén documentas en la Biblia y que tengan sensibilidad por las culturas. Nuestras liturgias pueden ser acontecimientos para la animación misionera, no sólo en ocasiones especiales, sino de forma regular. Nuestros homilías pueden aspirar a motivar a la gente para un mayor servicio misionero, ya sea a nivel local o mundial. Los sacerdotes que sean teólogos y maestros pueden tener una dedicación especial a ayudar a nuestros estudiantes a entender la naturaleza esencialmente misionera de la Iglesia, la importancia de la cultura en todas sus formas en la teología y el ministerio, y la profunda catolicidad de nuestra Iglesia global. Esta es una práctica que he probado a hacer personalmente por más de veinticinco años en la enseñanza con los estudiantes en la Unión Teológica Católica de Chicago. Nuestro compromiso con la justicia puede realizarse como compromiso con los grupos que trabajan por la justicia en todos los niveles. Como párrocos, podemos defender la construcción de edificios en la parroquia que sean ecológicamente responsables. Nosotros podemos ser responsables de buenos métodos de comunicación y del uso de medios de comunicación apropiados en nuestras parroquias, en nuestros esfuerzos de animación de la misión y en la enseñanza.

Todos estos compromisos presbiterales hablan de los sacerdotes SVD como sacerdotes misioneros.

Sacerdotes Misioneros en una Comunidad de la Vida Consagrada

Como sacerdotes SVD que son miembros de una comunidad de vida consagrada, debemos estar especialmente comprometidos con el ejercicio del sacerdocio de y para la formación de la comunidad. Nuestras Constituciones alientan el hecho de que "en la medida de lo posible, los miembros no vivan o trabajen solos, sino junto con uno o más hermanos."[28] Debido a esto, podríamos desarrollar habilidades para un enfoque de equipo para el ministerio, trabajando por la igualdad real y la corresponsabilidad entre nosotros mismos. Este tipo de compromiso para hacer el ministerio en la comunidad también debe extenderse a la clase de comunidad que desarrollamos en nuestro ministerio presbiteral. Un buen ejemplo de esto es la de Augustin Kodo, SVD de Ghana. En una historia que él comparte en Historias Inspiradoras para la Transformación, publicada recientemente por nuestro Generalato.[29] Especialmente en nuestras parroquias debemos trabajar para formar una comunidad rica y vital de hermanas y hermanos, donde las personas se conozcan entre sí, se animen unos a otros, se desafíen unos a otros, y donde abunden los ministerios laicos. Este tipo de comunidad es ya un signo de lo que es la Iglesia y de lo que será el Reino de Dios. La formación de la comunidad, por lo tanto, el modelo de nuestra comunidad SVD, es una actividad altamente misionera. Como sacerdotes SVD asociados con los Hermanos SVD, la colaboración dentro de nuestras comunidades debe ser un modelo para la colaboración que tenemos con los laicos en nuestras parroquias y otros ministerios.

El carácter profético de nuestros votos también debería marcar la forma en que vivimos nuestro sacerdocio SVD. Nuestro voto de castidad consagrada nos debe marcar con un afán de liderar las comunidades en aquellos lugares que impliquen riesgo o dificultad considerable, y donde los compromisos familiares serían un obstáculo para el ministerio. Pienso aquí sobre todo en nuestros compromisos en lugares como Sudán del Sur o China. Nuestro voto de pobreza evangélica nos debería comprometer a prestar servicio entre los que están en las márgenes de la sociedad, como los inmigrantes y refugiados.[30] Dentro de una Iglesia que está luchando, bajo la dirección del Papa Francisco, para liberarse de los privilegios clericales y de la riqueza, los sacerdotes que viven un estilo de vida sencillo pueden ser modelos reales de la reforma a lo largo de toda la Iglesia, y modelos también para el pueblo cristiano, especialmente en los países más ricos del Norte. Nuestro voto de obediencia apostólica puede dar un contratestimonio a la ambición clerical que afecta a la Iglesia también, y puede ser un contrasigno para los valores culturales predominantes y de la realización individual por encima de la lealtad a la comunidad.

La naturaleza profética de nuestra vida consagrada también nos debe impulsar a presionar para ir más allá de donde la Iglesia institucional actual pueda sentirse cómoda o satisfecha de sí misma. ¿No podríamos pasar a experimentar formas en las que podamos "reconocer más plenamente ... el papel de la mujer en la toma de decisiones en los diferentes ámbitos de la vida de la Iglesia"?[31] ¿No podríamos tratar de incluir a las mujeres y hombres laicos más plenamente en el ministerio de nuestras parroquias y nuestros otros ministerios? ¿No podríamos trabajar para que nuestras liturgias sean más sensibles a la interculturalidad y más expresivas? ¿Podríamos decidirnos a ser menos clericales en la forma en que normalmente vestimos? ¿No podríamos ser más ecuménicamente acogedores en nuestras parroquias y comunidades locales? ¿No podríamos hacer de nuestras comunidades lugares de hospitalidad y diálogo interreligioso? ¿No podrían nuestras comunidades distinguirse como lugares de hospitalidad para la defensa de los migrantes y refugiados en la zona? Estas podrían ser formas en las que nuestro testimonio profético como sacerdotes SVD podría expresarse concretamente.

Nuestros carismas particulares como SVD también podrían ser formas de expresar un estilo particular de vivir nuestro sacerdocio como consagrados. Ya he mencionado nuestro carisma misionero, concretamente expresado en nuestro cuádruple diálogo profético y en nuestras dimensiones características. Una práctica con la que me he comprometido personalmente es que, prácticamente cada vez que predico, trato de hacer algún tipo de referencia a la obligación misionera del cristiano por el bautismo. Nuestro compromiso con la interculturalidad debe llenar nuestro ministerio presbiteral de sensibilidad intercultural, y una dedicación al desarrollo de comunidades en las que todas las culturas presentes tengan un papel y una voz en la vida eclesial. Nuestra gran "Tradición Anthropos" y la devoción de nuestra Congregación a la Trinidad y el Espíritu Santo pueden encontrar su expresión en el tipo de homilías que damos, en el tipo de liturgias que presidimos, en el tipo de formación continua y la educación que ofrecemos en nuestro ministerio, en el tipo de estímulo que le damos a nuestros estudiantes en nuestras instituciones educativas, en el estilo con el que conducimos nuestros diversos centros, parroquias, y comunidades institucionales.

Conclusión

Pensar en el carácter distintivo del sacerdocio en las comunidades de vida consagrada es una empresa relativamente nueva, pero es muy importante participar en ella, especialmente durante este Año de la Vida Consagrada.[32] "Todos los sacerdotes", escribió Juan Pablo II en Pastores Dabo Vobis, "participan del único sacerdocio de Cristo…" Pero, como el teólogo dominico Paul Philibert ha argumentado, mientras que para el clero diocesano el sacerdocio es" un oficio que da una identidad ", para los religiosos "es un oficio al servicio de su identidad religiosa que ofrece un carisma como mandato para el ministerio.[33] "Un carisma principal de la SVD, y un mandato para nuestro ministerio (para aquellos de nosotros que somos sacerdotes) es el carisma de la vida intercultural y el trabajo misionero, donde sea que estemos en el mundo. Da forma aún más a nuestro compromiso con un diálogo profético con nuestros diversos interlocutores de diálogo, y nuestro compromiso con el apostolado bíblico, la animación misionera, el trabajo con los hombres y las mujeres marginados del mundo, y nuestra dedicación al uso creativo de los medios de comunicación.

Estas reflexiones son sólo el comienzo de lo que deberían ser reflexiones procedentes de todas partes de nuestra congregación, de los sacerdotes en todo tipo de ministerios. Tengo la esperanza, sin embargo, de haber proporcionado aquí dos imágenes útiles y un método particular que podría orientar esta reflexión ulterior. Tal reflexión sólo puede ayudar a profundizar en el conocimiento, aprecio y agradecimiento por el gran don que a muchos de nosotros, verbitas, se nos ha confiado, el ministerio ordenado en nuestra congregación religiosa misionera, la Congregación del Verbo Divino.

 

Traducido del inglés por Pedro de Dios Martín SVD

 

 

 

[1]Esta es una referencia abreviada a los seis elementos de la misión que Roger Schroeder y yo hemos propuesto en nuestro libro Constantes en Contexto, una Teología de la Mision hoy (Maryknoll, NY: Orbis Books, 2004): testimonio y proclamación, liturgia, oración y contemplación; justicia, paz en integridad de la creación, diálogo interreligioso y secular, inculturación y reconciliación.

[2]Ver Constituciones SVD, 201-220.

[3]Me refiero aquí a nuestros “compromisos primarios de misión”, del cuádruple diálogo profético y a nuestras cuatro dimensiones características que son establecidas en la Declaracion del Capítulo General del 2000, en En Diálogo con el Verbo Nº 1 (Roma: Generalato SVD , 2000), pp. 30-38, párrafos números 52-78.

[4]Ver Juan Pablo II , Exhortación Apostólica Pastores Dabo Vobis (PDV), 11-18.

[5]Ver Papa Francisco, Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium (EG), 24.

[6]Ver Stephen B. Bevans y Roger P. Schroeder, Prophetic Dialogue: Reflections on Christian Mission Today (Maryknoll, NY: Orbis Books, 2011), pp. 9-18; Vaticano II, Decreto sobre la Actividad Misionera de la Iglesia, Ad Gentes (AG), 2; EG 24.

[7]EG 46-49; 88.

[8][8]EG 198.

[9]Ver esta frase en el número de Christianity Today (Abril 14, 2013), http://www.christiantoday.com/article/mission.from.everywhere.to.everywhere/32123.htm.

[10]EG 121, 164, 174.

[11]Ver Concilio Vaticano, Constitución Dogmática de la Iglesia Lumen Gentium (LG), 1.

[12]Ver EG 14 ; sobre “inter gentes,” ver las reflexiones debajo sobre Misión SVD.

[13]Ver Juan Pablo II, Exhortación Apostólica Vita Consecrata (VC), 1. Ver también 31.

[14]Papa Francisco, Mensaje por el Año de la Vida Consagrada, http://en.radiovaticana.va/news/2014/11/29/pope_issues_letter_for_year_of_consecrated_life/1112885, II, 2. El Papa está citando una alocución a los Superiores Generales de Congregaciones de Vida Consagrada del 29 de noviembre de 2013.

[15] John Cassian, De Institutis Coenobiorum et de Octo Pincipalium Vitiorum Remediis, XI, 18 (in J.-C. Guy, ed., SC 108.444).

[16]Ver la maravillosa reflexión ofrecida por el P. Joseph Kallanchira, SVD sobre las cuatro dimensiones características en Lazar Stanislaus, ed., Historias Inspiradoras para la Transformación (Roma: Publicaciones SVD, 2014), pp. 58-80.

[17]En Diálogo con el Verbo Nº. 1, p. 38, párrafos 77-78.

[18]Ver Bevans y Schroeder, Diálogo Profético; y Roger Schroeder, “Diálogo Profético e Interculturalidad,” in ed. Stephen Bevans y Cathy Ross, Mission on the Road to Emmaus: Constants, Context, and Prophetic Dialogue (London: SCM, 2015), pp. 215-26.

[19]Heinz Kulüke, “‘Inter Gentes—Poniendo en primer lugar a los últimos’—Liderazgo en una Congregación Religiosa Misionera en un contexto Intercultural a la luz del ejemplo del Papa Francisco ” Conventus Semestralis: Unione Superiori Generali, Noviembre, 2013. http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:KeDeSTT8G4UJ:vd.pcn.net/en/index.php%3Foption%3Dcom_docman%26task%3Ddoc_download%26gid%3D261%26Itemid%3D11+&cd=1&hl=en&ct=clnk&gl=us&client=safari.

[20]LG 28; Concilio Vaticano II, Decreto sobre el Ministerio y la Vida de los Sacerdotes, Presbyterorum Ordinis (PO), 6.

[21]EG 104, ver nota 74.

[22]PDV 17.

[23]Ver Stephen Bevans, “A Ministry for Ministry: The Vocation of Ministerial Priesthood in the Church,” in ed. Robin Ryan, Catholics on Call: Discerning a Life of Service in the Church (Collegeville, MN: The Liturgical Press, 2010), pp. 132-47.

[24]E.g. PDV 3.

[25]“El Papa Francisco les dice a los nuevos sacerdotes: ‘Sed pastores misericordiosos, no funcionarios” http://www.catholicherald.co.uk/news/2013/04/22/pope-francis-tells-new-priests-be-merciful-pastors-not-functionaries/.

[26]AG 39.

[27]Ver Stanislaus, ed., Historias Inspiradoras para la Transformación pp. 32-33.

[28]Constitución SVD, 303.5.

[29]Ver Stanislaus, ed., Historias Inspiradoras para la Transformación, pp. 33-35.

[30]Ver la Hermosa reflexión de Budi Kleden en Stanislaus, ed., Historias Inspiradoras para la Transformación pp. 36-58.

[31]EG 104.

[32]Hay, sin embargo una floreciente literatura. Un importante fuente es Paul K. Hennessy, ed., A Concert of Charisms: Ordained Ministry in Religious Life (New York/Mahwah, NJ: Paulist Press, 1997). Ver también mi propia reflexión, “Learning to ‘Flee from … Bishops’: Formación para el charisma del sacerdocio dentro de la vida religiosa,” Australian e-Journal of Theology, 10 (May, 2007), http://aejt.com.au/__data/assets/pdf_file/0004/378058/AEJT_10.2_Bevans_Learning_to_Flee_from_Bishops.pdf. Ver también la Conferencia de Superiores Mayores en los Estados Unidos, “Formacion para el Sacerdocio en la Vida religiosa,” http://www.cmsm.org/documents/FormationReligiousPriestsOct2011.pdf.

[33] PVV 17; Paul Philibert en “Religious Priesthood: Issues and Concerns for Renewal,” in The Charism of Priesthood: Diocesan and Religious Priests Together in Ministry (Chicago: National Federation of Priests’ Councils, 1996), p. 11.