¿QUÉ ES LA VOCACIÓN?

Todo cristiano, a través del sacramento del bautismo, recibe un llamado o vocación para servir a Dios y la humanidad; para ayudar a construir el Reino de Dios en las circunstancias de su propia vida. Esta vocación puede ser vivida de diversas maneras – como una persona casada o soltera o como sacerdote, hermano religioso o hermana.

¿CÓMO SÉ CUÁL ES MI VOCACIÓN?

Identificar tu vocación muy a menudo viene a través de un proceso de discernimiento y ese proceso puede empezar en la niñez y continuar apropiadamente en la juventud y la madurez. Discernimiento significa escuchar, orar, permanecer abierto, estar cerca de Dios y buscar de manera verdadera la vocación a la que Dios te está llamando.

¿PODRÍA TENER VOCACIÓN PARA SER UN MISIONERO DEL VERBO DIVINO?

¡Eso esperamos! Si tienes la vocación de convertirte en un Misionero del Verbo Divino, estarás uniéndote a una de las órdenes religiosas católicas más grandes que crece rápidamente, es activa y que cuenta con gran diversidad de culturas.

Fundada por San Arnoldo Janssen en 1875, la Sociedad de los Misioneros del Verbo Divino ahora tiene más de 6000 miembros sirviendo en más de 70 países alrededor del mundo.

Estos hombres han respondido al llamado de Dios convirtiéndose en misioneros en el ministerio más exigente de la Iglesia. Como Misioneros, en primer lugar y con preferencia, trabajamos allí donde el Evangelio aún no ha sido predicado o lo ha sido en forma insuficiente y allí donde la Iglesia local no pueda valerse por sí misma (Constituciones de la Congregación del Verbo Divino 102).

Dios nos habla a su manera usualmente usando cosas ordinarias y experiencias de la vida para ampliar nuestros pensamientos y para despertar nuestros sueños y esperanzas. Puedes preguntarte a tí mismo:

  • ¿Cuál es tu sueño para tu vida y para tu lugar en el mundo de Dios? 
  • ¿Has respondido al llamado de Dios?
  • ¿Estás abierto a los desafíos y la Aventura?
  • ¿Cuál es tu Misión? Como Misioneros del Verbo Divino, “Su Misión Es Nuestra Misión”.

 

¿Te gustaría ser parte de esta Misión?

Si crees que Dios puede estarte llamando o a alguien que conoces a la vida como misionero sacerdote o hermano, nuestra congregación podría ser el lugar adecuado para ti. Escríbenos y hablemos de tu vocación.